Durante los últimos años, han aumentado los casos de cáncer de colon dramáticamente. Esto es debido a los cambios en la alimentación de las personas. Existen múltiples causas, pero ninguna es tan decisiva como la inflamación intestinal crónica.

En estudios recientes se ha demostrado que el controlar tempranamente esta enfermedad, previene el desarrollo de enfermedades de alto riesgo. Sin embargo, al evaluar el riesgo, es difícil determinar el grado de riesgo que representa para cada paciente (inflamación intestinal).

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la duración de la enfermedad. Está demostrado que el riesgo se acumula en cuanto mayor sea la duración de la enfermedad inflamatoria. Si una enfermedad se asocia a un mayor riesgo de cáncer, podría justificarse como un proceso inflamatorio de mayor gravedad.